Syriza, los sueños y los comunistas españoles

Nega (Los Chikos del Maíz)

¿Por qué apoyamos a Syriza? Por muchos motivos pero el principal porque se trata de una fuerza de izquierdas —con posibilidades reales de hacerse con el poder— a la izquierda de los tradicionales partidos socialdemócratas que constituyen el bipartidismo clásico de todos los países de la zona euro.

Es algo que nunca vi con mis propios ojos y por eso estoy ciertamente expectante e ilusionado. Quizá es simple curiosidad. Quizá es sólo un: ‘bueno, a ver qué pasa…’

Porque aunque la izquierda sofisticada justifique su apoyo a la invasión imperialista en Libia con la excusa de que el ‘enemigo de mi enemigo no es mi amigo’, yo sí que soy de los que piensan que el enemigo de mi enemigo, si no es mi amigo, lo será pronto: sólo hay que ver la furia y las babas que está desatando una posible victoria de Syriza en los medios burgueses. La maquinaria mediática ha engrasado sus mecanismos hasta límites  insospechados para desprestigiar y denigrar a la formación helena. El argumento estrella, al margen de etiquetarlos de extremistas y equipararlos con los cerdos de Amanecer Dorado (una lluvia dorada es lo que merecen atados de pies y manos) es que se trata de Europa o el Caos, es decir, los nuestros de siempre, la oligarquía de siempre, el bipartidismo de siempre… o el CAOS. La estabilidad austera o el apocalipsis. Ocurre como cuando salgo de fiesta, en un hombro tengo al demonio con sus cuernos, su rabo y su tridente; en el otro no hay un angelito sino los cuatro jinetes del apocalipsis cabalgando hacia el exceso. Pues mira oye, elijo el caos.

Porque tiene un programa que, de cumplir con mano firme, podría abrir un proceso o periodo esperanzador tanto para el pueblo trabajador griego como para las clases populares en todo el continente. Un  programa que aboga por cancelar el pago de la deuda hasta nueva orden, una deuda que consideran ilegítima en un 75%. Un programa valiente que pretende nacionalizar la banca y los principales sectores energéticos y económicos, penalizaciones fiscales para los más ricos y para los artículos de lujo, rebajas para los artículos de primera necesidad. Garantizar los derechos humanos de los inmigrantes. Desayunos y comedores gratuitos en las escuelas. Despenalización de las drogas. Reeducación de las fuerzas de seguridad del estado. Reducción drástica del gasto militar. Separación real y completa de la iglesia y el estado y abolición de sus privilegios. Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional. Nacionalizar los hospitales privatizados. Eliminar toda participación privada en el sistema público de salud. Educación gratuita para todos. Suspensión de las relaciones diplomáticas con Israel y abogar por la creación de un estado Palestino. Desmantelación de las bases extranjeras y salida de la OTAN. Además sacan a Lenin, al Che y a Chávez en sus vídeos electorales, lo cual resulta casi inverosimil para tratarse de un grupo parlamentario con posibilidades reales de hacerse con el poder en un estado de la UE. ¿Pero qué cojones queréis? Ayer le pasé los cuarenta puntos a mi padre y me dijo: joder, es como un sueño… Y mi padre agarró del cuello al parlamentario Joan Ribó cuando éste tuvo la indecencia de atravesar un piquete en huelga para ver una ópera con su santa esposa. Igual no sabe qué es el revisionismo ni ha leído a Kausty, pero ha hecho más sabotajes y se ha comido más huelgas que todas mis amistades de facebook juntas.

¿Reformismo? Claro, como una catedral. En Venezuela también hay reformismo y sinceramente, si tuviera que elegir entre vivir en la Venezuela reformista y el Zaire, elegiría Venezuela. Cuando se tiene la bota en la cara es muy difícil organizar el poder popular. Unas condiciones políticas adecuadas pueden abrir una senda hacia la emancipación, lo que en un principio era un justo y tibio programa de reformas estructurales, puede sentar las condiciones en las que el pueblo organizado, profundice más y más en esas reformas hasta subvertir por completo el sistema y sus relaciones de producción.

En Grecia se han producido desmayos en las escuelas, el motivo es niños malnutridos. A todos esos que habláis de reformismo me gustaría veros por un agujero con un hijo pasando hambre, ¿le diríais espera que ya llega la revolución? ¿Cómo? ¿Con el 8% de los votos del KKE que según las encuestas se va a reducir? ¿O sois tan obtusos que  preferís la nada al reformismo? El que elige la nada es porque no las está pasando canutas ni está con el agua hasta el cuello y quizá se encuentra cómodo en su eterno papel de víctima incomprendida ‘todos-son-unos-traidores-menos-yo’, eso sí, dentro del capitalismo más atroz. Obviamente por afinidad mi referente es el KKE pero no nos engañemos, un partido marxista leninista jamás podrá ganar en las urnas, el marxismo-leninismo se ha materializado por la vía de las armas, el marxismo leninismo nace de la boca de los fusiles y yo no veo una guerra popular en Grecia ni señales de que se pueda producir a corto plazo. Y creedme, el programa de Syriza cumplido a rajatabla sí que puede crear unas condiciones para la guerra popular: habrá que ver cómo encaja la oligarquía y la clase dominante todas estas medidas. Quizá a no muy tardar habrá que plantearse organizar brigadas internacionales que acudan a defender el proceso popular….

Por todo ello merecen un voto de confianza, ¿molaría que fueran más radicales? Claro, molaría que prometieran campos de trabajos forzados para banqueros y armadores de barco y la invasión inmediata de Estados Unidos y el resto de potencias imperialistas, pero objetivamente y con los datos en la mano, es ellos o la ND. Es como si en la final de la Champions me preguntan: ¿quién quieres que gane el Chelsea o el Bayern? Y yo respondo: el Madrid. Vale muy bien, pero sabemos que el Madrid no va a ganar porque cayó en semifinales. Pues esto es lo mismo, puedes asumirlo o patalear. O incluso marcar paquete diciendo lo revolucionario que eres y la cantidad de cosas que harías. Me parece perfecto, pero el día 17 tú no tienes posibilidades de hacerte con el poder en Grecia; Syriza sí.

Y merecen un voto de confianza porque son la última esperanza del continente, porque están haciendo soñar a la gente. Aquí en Hispañistán no estamos para dar lecciones ni para tirar cohetes precisamente. Algo que, sinceramente, me sorprende con tanto comunista auténtico. Lo más interesante es cómo algunos se preocupan de limpiar la casa del vecino mientras toneladas de mierda se acumulan en la suya propia.

Si el señor Alexis Tsipras es un un perro con distinto collar que no cunda el pánico, seré el primero en despellejarlo, y creedme, se me da bien despellejar a la gente mediante un escrito. Y esa es la cuestión capital: de despellejarlos si traicionan a sus votantes siempre estaremos a tiempo pero es que algunos parece que tengan una bola de cristal y sepan de antemano lo que va a ocurrir. Insisto, me gustaría que utilizaran esos poderes sobrenaturales para subvertir la situación en el estado español.

Y ahora el que quiera que me llame reformista, no se lo tendré en cuenta porque tengo la conciencia más tranquila que el océano pacífico. Con 22 años estaba colgado con un arnés soldando con una autógena a 14 pisos para llevar dinero a casa y con 30 estaba en portada de La Razón y ABC y con una denuncia de la AVT.

* La metáfora con el demonio en un hombro y los cuatro jinetes del apocalipsis en el otro, no es mía, es de Juan Carlos Tekila.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estado Español / Spanish State, Grecia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s