La Organización Colombiana de Estudiantes rechaza la brutal intervención de la Fuerza Pública en la Universidad de Antioquia

El pasado 15 de septiembre marcó un antes y un después en la historia de la Universidad de Antioquia. Cuando los estudiantes realizaban una toma pacífica del bloque 16, con el fin de exigirle a la administración la no obligatoriedad de la Tarjeta Integrada Personal (TIP), los escuadrones antidisturbios (Esmad) invadieron brutalmente el campus universitario, maltratando al estudiantado indefenso, bajo la excusa de una retención forzada de empleados administrativos, incluyendo el rector Alberto Uribe Correa.

La Organización Colombiana de Estudiantes deja constancia que los escuadrones antimotines incitaron a la confrontación directa con los estudiantes, rehusando a permitir el debate de ideas, objetivo único de la manifestación. La orden de violar la autonomía universitaria, vulnerando los derechos de los alumnos, fue dada por el gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, en complicidad con los órganos directivos de la U. de A., lo que agrava, aún más, la situación.

Hacemos énfasis en los siguientes puntos: 1. La intervención de la Fuerza Pública al campus universitario de la U. de A. constituye una violación a la autonomía universitaria: ésta es el baluarte por el cual el movimiento estudiantil libró históricas luchas en defensa de la universidad como centro de pensamiento crítico y propulsora de debates sobre la realidad del país.

2. Rechazamos las declaraciones del gobernador: Indigna la estigmatización, por parte de Luis Alfredo Ramos, del movimiento estudiantil, acusándonos de terroristas encapuchados y jíbaros, desconociendo la participación, pacífica y voluntaria, de los estudiantes que por decisión en nuestra asamblea general, acudimos a esta acción colectiva con los rostros descubiertos.

3. Rechazamos las declaraciones del rector Alberto Uribe Correa, donde se desdibujan y tergiversan las realidades de la protesta, aludiendo a una intimidación del personal administrativo y su persona, que nunca ocurrió, pues no es la primera vez que se hace una toma de este tipo en la universidad. Las declaraciones desconocen los momentos de la protesta; uno, se hace la toma pacífica donde se lee el pliego de peticiones construido por la asamblea general de estudiantes; dos, la injustificada incursión del Esmad provoca la reacción enérgica de los estudiantes al ver vulnerado su legitimo derecho a la protesta.

4. Rechazamos el proceso de imposición del nuevo carné: no estamos de acuerdo con la manera en que es llevado el proceso de recarnetización. Inicialmente concebido como un acto “voluntario” del estudiante, aunque era exigido para usar algunos servicios de la universidad. Posteriormente se hizo obligatorio como único sistema de entrada a la universidad, excluyendo a la población que se beneficia con los servicios de la biblioteca, además de los semilleros y preuniversitarios.

5. Rechazamos el comunicado de los trabajadores del bloque administrativo: miente el comunicado expedido por los trabajadores al afirmar: “La turba, con algunos individuos enmascarados, generó un clima de pánico colectivo y zozobra que nos obligó a encerrarnos en nuestras oficinas temiendo por nuestras vidas (…) a no utilizarnos como carne de cañón para sus protestas”. Ninguno de los estudiantes estaba con su rostro cubierto y en ningún momento se agredió, verbalmente, a los trabajadores del bloque 16. No hubo obstaculización de la salida del personal administrativo, por lo cual es falso decir que se “utilizaron como carne de cañón”.

6. Separación de la TIP del microtráfico: la implementación del nuevo carné no mejora las condiciones de seguridad al interior del campus universitario y mucho menos el expendio de alucinógenos, en un espacio que se salió del control de las directivas de la U. de A. desde hace varias décadas. La TIP es un sistema de represión implementada por las políticas neoliberales, que aleja la misión de la universidad de llevar el conocimiento a la comunidad. Hacemos un llamado al pronunciamiento de los diferentes estamentos que conforman el campus universitario.

Además, reiteramos el rechazo a la utilización de la Fuerza Pública como método para resolver las discusiones internas de la Universidad. Exigimos el retiro del Esmad de las porterías, el respeto a la autonomía universitaria y un claro pronunciamiento del rector Alberto Uribe Correa sobre la humillación a la que hemos sido sometidos, al ser desalojados de nuestra alma máter.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colombia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s