¿Quién no ha llorado cuando le matan un amigo? Chelo

El 24 de agosto del año pasado fue Enrique Pacheco Marmolejo (Colacho), hace un mes cayó el joven Andrés Felipe Medina Palacio y el jueves la víctima fue Marcelo Pimienta Sánchez, acribillado a bala en una esquina del barrio El Coco.


Comunicado a la ciudadanía por la muerte de Chelo

“Desde la infancia parchado en la esquina que elegancia.
Yo se que lo recuerdas y no importa la distancia
Qué bonitos recuerdos esta vez llene las páginas.
Un chorro para mí pero primero el de las ánimas.
Todo fue tan fugaz tan doloroso y tan triste.
Pregunto por ti y todos dicen que no existes.
Porque Dios mío mis lágrimas son un río.
Te toco y siento tu cuerpo tan frío
Hoy lo recuerdo todo paso en un minuto.
El teléfono (Chelo estamos de luto)
Hijo no llores eso decía mi madre.
Sea fuerte que las lágrimas no devuelven a nadie
Pero déjenme llorar escuche lo que le digo.
Quien no ha llorado cuando le matan un amigo”

Fragmento compuesto por MC Chelo. Canción R.I.P. de su grupo Esk-lones

En la noche del jueves 5 de agosto fue asesinado en el sector de la Floresta, en la ciudad de Medellín, Marcelo Pimienta Sanchez, MC Chelo, integrande de Esk-lones, joven de 23 años, compositor e improvisador de la Comuna 13 de Medellín a quien la poesía del hip hop le fluía por montones.

Las circunstancias que nos avocan a la muerte de los seres cercanos son en lo sumo paradójicas, justamente en la noche del pasado martes 3 de agosto, en la Corporación Pasolini, durante una de las jornadas de taller a la que asistió Diego Marín, integrante del grupo Esk-lones en el que rapeaba MC Chelo, escuchábamos lo que sería su próximo álbum musical que se encuentra prácticamente terminado.

Aquella conversación giraba en torno a unas composiciones de Chelo que recogen con rimas potentes la sensibilidad de los jóvenes hoppers ante la guerra en los barrios, la vivencia de los amigos cuando les asesinan a sus panas, fraseos que contienen la percepción de un joven que a diario ve caer a sus vecinos, a los amigos de crianza, a los hermanos. Composiciones que comunican en el lenguaje del hip hop un sentimiento de absurdo que la mayoría de las veces sólo podemos expresar a través de las lágrimas, de los sollozos, de los gritos, de los “por qué, por qué, por qué, por qué”.

Una vez más repetimos ese “por qué” de desazón que el mes pasado pronunciábamos con Andrés Felipe Medina, unos años antes por Kolacho y hoy por la partida igualmente incomprensible de nuestro amigo, colega, vecino, hijo, hermano Chelo; no nos podemos cansar de repetir “por qué” y permitir que la inercia de la cotidianidad, el abrume de tantos hechos nefastos en los titulares de prensa y noticias, nos conduzcan a la costumbre de sumar el deceso de un ser humano más en las estadísticas nacionales y argumentar para nuestra tranquilidad interna: si lo mataron fue por algo, en quién sabe qué andaba metido. Expresión con la que una ciudadanía cree eximirse de su cuota de responsabilidad frente a la guerra contra la población que viven países como Colombia.

Chelo pertenecía a la Red Cultural Elite Hip Hop cuyo lema es debilitar el pie de fuerza de adolescentes y jóvenes de los que se alimenta la guerra, a través del ofrecimiento de otras alternativas de ser jóvenes en Medellín, propuestas artísticas como el hip hop.

Si este derecho de ser jóvenes de otras maneras también cae en los objetivos militares del conflicto, nos preguntamos qué nos depara a los miles jóvenes del hip hop, el arte y la cultura en general, que en estas ciudades hemos declarado un distanciamiento radical de los lenguajes de la guerra, valiéndonos de la poesía del hip hop como vehículo social de expresión, denuncia y protesta precisamente de aquello que nos inspira pero paradójicamente, de aquello que nos quita la vida, nos roba las palabras de compositores, que como Chelo, a diario regalan con sus inspiraciones, alternativas a una guerra entre hermanos que han olvidado los lazos de amistad, de vecindad, de colegaje, de identidad y los han cambiado por los fantasmas de unas enemistades, de unas fronteras barriales, de unas competencias económicas, de unos enfrentamientos que en el lugar de la imaginación, la palabra, la lírica ponen las armas, el miedo, el odio, el silencio y la muerte.

En este comunicado queremos hacer una invitación a la ciudadanía para que unamos las voces por la vida y no dejemos pasar las muertes de nuestros conciudadanos como datos estadísticos. Levantamos la voz y unimos todos los esfuerzos para que en Medellín atendamos seriamente como sociedad lo que está sucediendo en los barrios y saber que en esta guerra estamos todos y es responsabilidad de todos asumirla desde una ética que trascienda las divisiones de clase, de pertenencia étnica, de barrio, de profesión, de cargo, de género, de edad, de nacionalidad y de filiación política.

Es un compromiso en el que la ciudadanía debe levantar esa mirada baja para mirarnos directamente a los ojos entre nosotros, bajar los cristales del carro en los semáforos, apagar los audífonos del aislamiento, escuchar a los investigadores que profundizan en los dramas sociales y humanos de Colombia, a documentalistas y cineastas; asumirnos como una humanidad que en serio no ha perdido sus lazos de afecto, una ciudadanía que sí se preocupa por los demás y no enuncia esas frases facilistas como “si lo mataron fue por algo” o que “estamos remamados de que sigan transmitiendo esa versión violenta de Colombia” porque queremos que nos cuenten a la Colombia bonita.

La Colombia bonita está por construirse y el primer paso es reconocer que algo no anda bien en el barrio, en el vecindario, en la región, en el país.

La Corporación Pasolini en Medellín, desde su frase visional, “arte y cultura para des-armar mentes”, comunica el rechazo a cualquier manifestación de la muerte causada por la violencia y expresa una gran preocupación porque los agentes del arte y la cultura están siendo exterminados soterradamente por sectores de interés que han declarado objetivo militar la expresión de la denuncia, del dolor, de la exclusión, de la violencia, de la marginación, de la muerte.


En primer plano, MC Chelo, el que pregonaba la paz, la revolución sin muertos y que sin embargo terminó sus días abaleado en una calle de Medellín. El movimiento hip hop está triste y con temor.

También mataron a Chelo

Este líder juvenil y artista del hip hop fue acribillado a bala la noche del jueves. Hacía parte de la red Élite de la Comuna 13. Su muerte se suma a las de Colacho y Andrés Medina, otros dos jóvenes del hip hop acribillados.

Gustavo Ospina Zapata | Medellín | Publicado el 7 de agosto de 2010

El 24 de agosto del año pasado fue Enrique Pacheco Marmolejo (Colacho), hace un mes cayó el joven Andrés Felipe Medina Palacio y el jueves la víctima fue Marcelo Pimienta Sánchez, acribillado a bala en una esquina del barrio El Coco.

Por él lloraban ayer centenares de jóvenes artistas del hip hop de la comuna 13, que no le hallan explicación al crimen, pues era, como Colacho y Andrés Felipe, un muchacho sano, dedicado a la música, a dar lo mejor de sus nobles pensamientos en cada verso que escribía, en cada estrofa que rapeaba.

“Él era un monstruo, un caballo“, comentaban algunos de sus amigos y compañeros de la red Élite, que mueve el hip hop en la zona, un total de 17 grupos de los que hace parte Esk-lones, el de Marcelo.

Un caballo, en el lenguaje cifrado de esta cultura musical, es aquel que se gana las batallas en la improvisación. Y a ese grado llegó Chelo. Otro compañero lo definió como “el gallo más bravo, a lo bien que sí…”.

Pero tal vez por eso murió: por ser de los más duros para proponer más arte y nada de armas, para pregonar más canto y menos muertes, para reclamar más justicia y menos hambre.

MC Chelo (su nombre artístico) llevaba muchos años trabajando el hip hop. A su alrededor, muchos muchachos y niños de esta comuna aprendieron las líricas irreverentes y contrarias a esa guerra que algunos libran entre callejones y esquinas.

“Fue un duro, con eso lo digo todo”, comentaba otro muchacho sentado en un andén de San Javier, con la cabeza hundida entre sus rodillas y a un puntico del llanto.

¿Móviles y autores?

Poco se conoce de la manera cómo sucedieron los hechos. La Policía lo reporta como asesinado a bala en la carrera 84 con calle 47EE.

Sus amigos, muy confusos, dicen que cerca de la medianoche del jueves se oyeron unos disparos. Al rato supieron que la víctima había sido quien menos se imaginaban: Marcelo, de 23 años, y con quien habían compartido años de trabajo musical y muchas de las cosas cotidianas que disfrutan los pelados: bailes, risas, una charla en la esquina.

Dicen que Chelo subía para su casa con su hermano luego de asistir a un encuentro cultural, que en el camino paró a saludar unas amigas y en esos instantes el sicario llegó hasta él y disparó.

Leidy Johanna Padierna, su novia hace 6 años y madre de su hijito “Pipe”, llora y dice que lo extrañará siempre, “porque era un soñador como todos estos jóvenes”.

Su anhelo era irse a vivir juntos y darle un hogar a “Pipe”. Dice que nunca borrará de su corazón la manera como él la miraba y le juraba amor.

En su memoria, ayer se hizo un plantón en la cancha de San Javier. Estuvieron cientos de hoppers de la red Élite. Los grupos musicales y culturales emitieron un comunicado de rechazo. En él dicen lo siguiente:

“Con el dolor, la tristeza y nuestro aliento de resistencia no violenta, repudiamos el crimen de Chelo e invitamos a la Administración Municipal y las instancias pertinentes a que diseñen estrategias para proteger la vida de los y las jóvenes artistas y miembros de organizaciones juveniles”.

¿Hasta cuándo tendrán que seguir enterrando a sus amigos? Era la pregunta de ayer, mientras lloraban por Chelo y miraban con tristeza a su pequeño “Pipe”, un huérfano más de esta violencia sin sentido.


Cortesía Daniel Gómez | Niños, jóvenes, chicas, todos los que aman el canto tuvieron cabida en el proyecto ESK-lones, de Marcelo. Chicos de pantalones anchos ajenos a la guerra y sin embargo los matan. El canto seguirá.

En el cielo del rap, MC Chelo

Más allá del dato de su muerte, habría que reivindicar al poeta de los versos del barrio. Eso era Marcelo Pimienta Sánchez. El rap de la comuna 13 perdió más que un ídolo.

Gustavo Ospina Zapata | Medellín | Publicado el 9 de agosto de 2010

En los libros policiales Marcelo Pimienta Sánchez quedó como un joven más asesinado a bala en la esquina de la calle 47EE con carrera 84, pero en esos registros no salió jamás que MC Chelo era mucho más que un dato, era el poeta de los versos irreverentes, el rapero que le cantaba con el alma a la comuna 13 y el que no quería que las balas se siguieran robando vidas inocentes.

Y es eso lo más triste para sus padres Luz Mery y Gustavo, porque si alguna cosa pregonan los muchachos del hip hop es la paz, una vida sin armas, sin muertos, sin guerras entre iguales.

Tres días después de que Marcelo fuera sepultado, la tristeza no se marcha de los corazones. Todos parecen verlo en el barrio caminando por sus laberintos y escalones, inventado letras… dibujando sueños.

Luz Mery apenas calla, “yo sabía que mi muchacho sólo vivía para el canto, por eso estoy tranquila”, dice. Don Gustavo expresa que en el sepelio entendió que su hijo era tan grande, cuando aparecieron tantos amigos, tantos artistas, a elevarlo a los cielos del hip hop.

“Yo le decía que en lo que hiciera fuera el mejor, que le cantara al barrio”.

Y no lo defraudó. Lo hizo así y hasta mejor. Compuso poemas a ritmo de rap como ‘Otro escrito’, que dice que “los días pasan y mi mente entre lágrimas se pierde (…), son preguntas y problemas, tanto que mi sangre hierve”.

Por todo eso, porque tenía talante para líder y talento para crear y enseñar, a Chelo no se lo llevaron de la vida.

Cuando Juan Camilo Posada Radio MC, su amigo y compañero de ESK-lones lo evoca, la voz se le llena de emoción. Y suelta elogios: “era un gallo, él se ganaba todas las batallas de MCs”.

Radio MC no llora. Se pone a mimar a Pipe, el huerfanito que dejó Marcelo. Se le fue el parcero con el que se encaramó en tarimas a elevar gritos de pasión por el arte, a atraer niños y niñas de toda la comuna a su proyecto juvenil y musical.

Él y el grupo lo recordarán, porque además de ser su gallo trovador, también soñó. Y les enseñó que ante la muerte inminente, lo mejor serán los versos, antes que la trinchera o que un disparo.

Cuando apareció en una supuesta lista de personas a las que iban a matar y en la que estaba de primero, su defensa fue este canto:

“Eres el primero en la lista, no copian si soy padre o si soy artista, mi madre preocupada, no llega su muchacho (…) si me van a matar (…) que sea por lo que quiero. Mi familia, mi hijo, mi orgullo es ser rapero (…) los que saben de mí les consta que soy sencillo, que ataco en el micrófono y me alejo del gatillo”.

Por eso no hay venganzas ni odios. Sólo ruegos a Dios, deseos porque sea la última cuota del hip hop a la muerte y a la guerra.

“Apagaron una vela, pero se encendió una llama”, dicen los amigos de ESK-lones. Su canto no parará. ¡Cómo podrían! si desde el cielo del hip hop, él los seguirá inspirando.

» Contexto
Primer canto de ESK-lones en su memoria

“Marcelo, desde el corazón de ESK-lones esperamos que tu presencia siempre nos acompañe. MC Chelo: una voz se fue silenciada, pero no la de tu grupo. Somos tu familia y tu recuerdo es una recarga de fe y buen hip hop para toda la vida”.

Primer canto en homenaje a Chelo escrito por su amigo y compañero Juan Camilo Posada Radio MC. a nombre de sus otros amigos de ESK-lones Mateo Pimienta A.K.A MC Teo, Juan Camilo Sierra A.K.A. El Vale, Tatiana Agudelo A.K.A Tat´s, Diego Marín A.K.A ESK, Wilson Sierra A.K.A MC Fafo, Leidy Padierna A.K.A La Chiqui (compañera), Felipe Pimienta Padierna MC Pipe (su hijito), Alejandra Arango A.K.A Doble A, David Fernando Romero A.K.A Dogor, Camilo Cano Builes A.K.A Patacón, Anderson Ospina A.K.A Andro, Juan Andrés Tamayo A.K.A Juan T. y Sombras. Quienes deseen conocer más del proyecto musical y cultural pueden ingresar a www.myspace.com/theradiomc y www.myspace.com/esklonesund.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colombia, Hip Hop y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Quién no ha llorado cuando le matan un amigo? Chelo

  1. fabian luna dijo:

    la buen pa ustedes

  2. Pingback: Medallo Encongresada Soy Paca.

  3. solo RAP Y HIP HOP dijo:

    ustedes son los mejores del hip hop solo hip hop comunal hp ustedes nuncan olvidaran al chelo el chelo esta en el cielo del rap y hip

  4. solo RAP Y HIP HOP dijo:

    me gustaria conocerlos

  5. eras mi sueño la esperanza de un viejo

  6. chelo te extrañamos en el hip hop dijo:

    SON LOS MEJORES SIGAN CRECIENDO AUNQUE NADIE PDRA LLENAR ESE VACIO QUE DEJA CHELO
    CHELO TE QUEREMOS Y EXTRAÑAMOS

  7. EMMANUEL dijo:

    hueputaa mc chelo Q.E.P.D.S TENGO 11 AÑOS Y CUANDO TE VEO ME PONGO A CHILLAR PUES TU ERAS EL GQRRERO DEL MICROFONBO DONDE IMPROVISABAS ARRASABAS CON TODOS Y DEJABAS A TODOS COMO UNOS PATOS SIN SABER QUE ASER FRENTE UN MOSTRO COMO TU

  8. camg dijo:

    chelo fuiste y seras siempre el mejor siempre recordare tus rimax te extrañamos mc chelo

  9. 3122242293 dijo:

    chelo nos duele tu partida mi corazon ya no rima la energia del barrio ya no es la misma te extrañamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s