Colombia: Un bicentenario pleno y augusto

Crónica de Peter Libertad
Barrio Adentro / Agencia Prensa Rural

El domingo 18 de julio partieron las caravanas de buses del suroccidente colombiano rumbo a Bogotá, Distrito Capital, con el fin de participar de la Marcha Patriótica y Cabildo Abierto. Para la salida se establecieron unas horas de acuerdo con los puntos de encuentro en el Valle, alrededor de las 11:00 am hasta las 4:00 pm se movilizaron las caravanas, sin mayores inconvenientes.

Ya en el trayecto se retuvieron dos buses, uno del sector campesino y otro del estudiantil, en la entrada a Cerrito (Valle), a las 5:20 pm, por un retén militar. En éste, se requisaron los buses y los hicieron bajar para la inspección que los militares suelen hacer. Los buses siguieron su camino con las paradas correspondientes y al cabo de las 5:30 am empezaron a entrar a la capital de nuestro país.

Gracias al trabajo y la coordinación de los líderes y encargados del viaje a Bogotá, se mantuvieron a los delegados de cada sector y de cada comisión informados de lo que pasaba en la vía, retrasos, problemas, etc. Las caravanas llegaron a tiempo y los pasajeros a gustos con la puntualidad y el cumplimiento de lo acordado.

Continuando con lo acordado, el lunes 19 de julio las organizaciones de todo el país llegaron al punto de encuentro, el cual se había estipulado, el Parque Nacional. Aquí se les dio la bienvenida, con presentaciones musicales y saludos, mientras se daba espera a las demás delegaciones y sectores del resto del país.

Como era de esperarse, el Parque Nacional fue custodiado por la Policía, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y el Ejército Nacional, lo cual fue innecesario, pues todo desde un principio tuvo desarrollo de una manera pacífica.

Luego de que ya todos los sectores y organizaciones esperadas llegaron, se marchó a eso de la 1:00 pm hasta la Universidad Nacional. Aquí llegaron alrededor de las 4:00 pm, dando inicio al proceso y actividades a las que se habían convocado, ya en la universidad. Mientras cada comisión organizaba sus labores, los participantes se ubicaron e instalaron en distintos puntos del campus.

Se instalaron las diferentes cocinas, que servirían para la alimentación en masa de los participantes. Lamentablemente, muchas delegaciones no tuvieron con qué comer este primer día, pues se habían pedido unas pipetas de gas, las cuales no las dejaron ingresar con la excusa de que esto era un peligro, lo que provocó la desesperación entre quienes estaban encargados de la parte alimentaria y los que no. Debido a este problema, la gente tuvo defenderse como pudo por su alimentación y muchos otros aguantaron hambre y les tocó esperar ya hasta el otro día.

El martes 20 de julio, desde muy temprano en la mañana, a eso de las 6:00 am sobrevolaron helicópteros del Ejército Nacional a una distancia muy cercana de los campamentos. Éstos sobrevolaron durante cuatro horas constantemente. A las 7:30 am dejaron ingresar al fin las pipetas para las respectivas cocinas. Otro inconveniente que se presentó este segundo día de encuentro fue lo referente al aseo personal y la salubridad, pues, aunque este campus es tan grande, tan sólo fueron destinadas seis duchas de un solo baño para miles de personas.

Mientras la gente se organizaba, desayunaba y se preparaba para la jornada de trabajo de este día, se fueron acondicionando los auditorios, para dar inicio a los cabildos, los cuales eran diez. Éstos empezaron alrededor de las 10:00 am. Aquí se trataron diferentes temas de la problemática colombiana, de los cuales salieron como frutos el memorial de agravios de cada cabildo, propuestas y planes de trabajo para la consolidación de una independencia justa y digna. Dichos cabildos fueron cerrando su dinámica desde las 12:00 del día. Esta hora varió dependiendo de cada cabildo. De este modo y con la satisfacción de este trabajo, cada uno de los asistentes fue desplazándose hacia las cocinas para recibir su respectivo almuerzo.

Luego del almuerzo, se realizo la plenaria, la cual empezó a las 4:00 pm, para darle lectura a las relatorías de los diferentes cabildos y la proclama que sería expuesta a toda Colombia el siguiente día. Se tenía programado para después un evento artístico cultural, para el cual se desplazaron artistas de los diferentes sectores participantes, pero por falta de tiempo y otros factores éste se canceló. Ya al finalizar la jornada algunas agrupaciones se presentaron en la tarima, sin mayor auge.

Ya el 21 de julio, con mucha motivación y energía, sin importar los percances, la gente organizó sus maletas, levantó los campamentos y acomodó rápidamente los preparativos de la marcha. Las delegaciones se convocaron en la Plaza Che del campus, en donde se presento la senadora Piedad Córdoba dando unas palabras de aliento y brindando todo su apoyo a las comunidades presentes. Después de esto, los participantes fueron saliendo desde las 10:30, dando inicio a la Marcha Patriótica. Ésta tuvo como trayecto la calle 45 y la carrera 7ª, para llegar así a la Plaza de Bolívar.

Durante la marcha no hubo complicaciones gracias al control y el orden de los marchantes. Se efectuó de una manera pacífica. Ya en la plaza de Bolívar se dio paso a la lectura de la proclama de la nueva y plena independencia, y luego se volvió en marcha hasta la Universidad Nacional, para finalizar la jornada patriótica. Los buses partieron desde las 6:00 pm y todos regresaron sin mayores inconvenientes a sus lugares de origen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colombia, Eventos / Events y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s