CHICAGO 10

Fue en 1968: los demócratas organizaban su convención en Chicago para proclamar al candidato a las presidenciales. Habían llevado a los Estados Unidos a Vietnam y la juventud estaba convulsionada. Un grupo de activistas decidió ir a esa ciudad a manifestarse durante la Convención. La policía encarceló a varios por incidentes salvajemente reprimidos, entre ellos a un líder de las Panteras Negras que ni estuvo en la ciudad. El juicio se realizó a puertas cerradas. Lo que el realizador Brett Morgen hace es hermanar a esos dos polos del cine –la animación (creación absoluta) y el documental in situ (el registro absoluto)– para recomponer la historia y la Historia. Basándose en todo registro existente, usa rotoscopiado digital (la técnica de Despertando a la vida, de Richard Linklater) para mostrar lo inmostrable: un juicio absurdo al que los medios no tuvieron acceso. Y así logra darle sentido –el verdadero sentido– a las escenas de manifestaciones reales. A pesar de lo terrible del cuento, Chicago 10 rebosa de humor, de potencia fílmica, de entusiasmo. Es, en eso también, puro documento de un estado de ánimo que era necesario rescatar en estos tiempos oscuros en los que los Estados Unidos han muerto como utopía.

TRAILER:

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s